[ANÁLISIS] ¿Qué tan cerca quedó Bohemian Rhapsody del Oscar a Mejor Película?

[ANÁLISIS] ¿Qué tan cerca quedó Bohemian Rhapsody del Oscar a Mejor Película?

La película de Freddie Mercury se transformó en la sorpresiva ganadora del principal premio en los Globos de Oro. ¿Podría cimentar su camino hacia el mayor premio del cine? Acá vemos sus posibilidades.

Por Matías de la Maza. 

A la crítica no le gustó Bohemian Rhapsody, la película biográfica de Freddie Mercury y Queen. En Metacritic, que suma los promedios de notas de las reseñas de la cinta en los principales medios del mundo (principalmente anglosajones), la cinta tiene un reguleque 49% de puntaje, mientras que en Rotten Tomatoes, apenas aprueba, con un 62% de los críticos habiéndola encontrado entre “aceptable” a “muy buena”. Los principales comentarios apuntan a una biografía edulcorada y que no le hace justicia al transgresor espíritu de su protagonista.

Por otro lado, al público general pareciera haberle gustado. La cinta ha recaudado más de $ 743 millones de dólares en todo el mundo, y en Chile superó el millón de espectadores, algo nada de fácil en la realidad nacional, y los fanáticos de Queen valoran el emotivo homenaje que la cinta rinde a su protagonista. Y ayer, pareciera que, de forma atípica, el poder del público triunfó por sobre el peso de la crítica en una de las principales premiaciones de Hollywood: los Globos de Oro.

No fue particularmente sorpresivo que Rami Malek se quedara con el galardón al Mejor Actor Dramático: su actuación como Freddie Mercury es de los pocos elementos de la cinta que ha sido unánimenente aclamado. Pero varios quedaron boquiabiertos cuando la cinta fue anunciada como la Mejor Película Dramática, el último y más prestigioso premio de la noche, que varios ven como una antesala fundamental de los premios Oscar.

Hoy, el mundo cinematográfico ve como asombro como una película que fue desestimada como menor por la prensa especializada se mete de lleno en la carrera por el premio más importante de la pantalla grande. Pero, ¿Tiene realmente oportunidades de llevarse el prestigioso galardón, a pesar de no tener a la crítica de su lado? No se ve tan fácil. Aquí analizamos sus puntos a favor y en contra.

En contra: Los Globos de Oro no siempre coinciden con los Oscar

Es quizás el factor que más implica llamar a la mesura: en esta década, de nueve premiaciones, los Globos de Oro y los Oscar han coincidido sólo cuatro veces en su premio mayor. Incluso si Bohemian Rhapsody llegara a triunfar, el registro de coincidencia entre los Oscar y los Globos de Oro 2010-2019 sería de un no muy confiable 50/50.

Quienes entregan los Globos de Oro son miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, frente a la mucho más numerosa Academia Cinematográfica de Norteamérica, a cargo de los Oscar. Sólo algunos miembros del primer grupo también votan en la segunda premiación, e, históricamente, se ha visto como los primeros suelen tener la mente mucha más abierta a cintas populares que sus pares de los Oscar. Eso sí, rara vez habían elegido como ganadora a una película con críticas tan bajas. Pero aún así, si se sigue la lógica, los Oscar suelen alinearse más con los gustos de la crítica (a pesar que siempre hay diferencias).

A Favor: Bohemian Rhapsody también postula a dos de los principales premios del cine

Los Globos de Oro no fueron una excepción. A pesar de las crítica, es casi seguro que Bohemian Rhapsody estará entre las nueve o diez nominadas a Mejor Película en los Oscar (lo que se sabrá a fines de enero). ¿Por qué? La cinta ya cuenta con una sorpresiva nominación al Mejor Elenco en el premio del Sindicato de Actores de Hollywood, y también está entre las postulantes al galardón del Sindicato de Productores, un premio cuyo ganador suele coincidir con el máximo Oscar. A pesar de la fuerte competencia, si la película lograra hacerse con ese premio, estaría más cerca que nunca de derrotar la opinión especializada y llevarse el premio más importante del cine anglosajón.

A Favor: Rami Malek

Rami Malek puede ser clave en la campaña de la película, sobre todo por lo cerca que pareciera de estar del Oscar a Mejor Actor por su interpretación de Freddie Mercury. Tras ganar el Globo de Oro, ahora apunta al premio del Sindicato de Actores para sellar su suerte: rara vez un actor que se ha llevado ambos galardones ha perdido en los Oscar.

El factor Malek es la principal herramienta de la película: un premio que puede ir abrochando a pesar de las críticas, y de todas maneras transformar a la película en un éxito a nivel de premios. Además, ya convenciendo a todos de que tienes el mejor actor de la temporada, ¿Por qué no convencerlos de que tienes la mejor película?

De todas formas, pareciéramos estar cerca de ver a Malek repetir en múltiples ocasiones su discurso de los Globos; una mezcla entre incomodidad y encanto natural.

En contra: El factor Roma

Aquí es donde las esperanzas de la película comienzan a desplomarse definitivamente. En los Globos de Oro, por reglas arcaicas y poco defendibles, la cinta Roma, de Alfonso Cuarón, la película favorita de la crítica de 2018, no podía competir al mismo tiempo en las categorías de Mejor Película Extranjera (la cual ganó) y Mejor Película Dramática (de la que quedó excluida por el reglamento). Esa división no existirá en los Oscar, y la cinta mexicana puede ser nominada en ambas categorías. En el caso de serlo, sería la gran favorita (a falta de lo que pueda pasar de aquí al 24 de febrero).

Que la Academia optara por Bohemian Rhapsody por sobre Roma sería, por lo bajo, extrañísimo. Sería una apuesta total por premiar el cine más pop por sobre el cine de autor y de prestigio, un salto que sería difícil ver a la organización tomando, por lo menos en este minuto, sobre todo con una película que no genera consenso como la de Queen. Si Roma llega a ser nominada a Mejor Película, sería la gran rival a vencer, tanto por Bohemian Rhapsody como por cualquiera de las otras nominadas.