Cómo Netflix logró mantener a Friends en su catálogo (y por qué está destinada a desaparecer)

Cómo Netflix logró mantener a Friends en su catálogo (y por qué está destinada a desaparecer)

Durante las últimas semanas, se comenzó a extender el pánico de que la clásica comedia iba a desaparecer del servicio de streaming en enero. Finalmente no será así, pero probablemente sea sólo momentáneo. 

Fue tema de conversación en redes sociales y de un pánico un poco exagerado entre el público en las últimas semanas: comenzó a correr el rumor de que Friends, para muchos la mejor serie cómica de todos los tiempos, desaparecería del catálogo de Netflix a partir del 1 de enero, dejando a miles de personas sin la posibilidad de revivir las aventuras de Ross, Rachel, Chandler, Monica, Phoebe y Joey (que terminaron técnicamente en 2004, pero ha sido una de las series más reemitidas de la historia).

Pero el pánico no era del todo justificado: para empezar, más de uno confundió lo que pasaba en Estados Unidos con Latinoamérica, siendo sólo en el primero donde la producción estaba programada para desaparecer. A nivel regional, no había aún confirmación que lo mismo fuera a pasar con Chile y el resto del continente, y de hecho, se esperaba que la serie se mantuviera durante el próximo año. Fue en Norteamérica donde la producción tenía sus días contados ya que la licitación por cuatro años que Netflix acordó con Warner, dueña de la serie, vencía el 31 de diciembre, y se esperaba que estos últimos se quedaran con los derechos para incorporar eventualmente la producción a su propio servicio de streaming, que pretenden lanzar a fines de 2019 o comienzos de 2020.

Finalmente, todo se quedó como estaba: Netflix en Estados Unidos llegó a un nuevo trato para extender la licitación por un año más, así que la serie seguirá disponible en todos lados. Eso sí, la operación no salió nada de barata: la plataforma de streaming debió desembolsar US $ 100 millones por el trato, versus los US $ 30 millones anuales que pagaba por la serie con el acuerdo anterior.

Además, el trato tiene un pero gigante: Randall Stephenson, CEO de AT&T, compañía dueña de Warner, aseguró que el nuevo acuerdo con Netflix es “no exclusivo”. O sea, la serie puede estar en más de un lugar a la vez, y Warner no tendría problemas en incorporarla a fines del próximo año en su propio servicio de streaming, en paralelo a Netflix.

Un acuerdo así, en un contexto donde el mundo de las plataformas digitales es cada vez más competitivo (no olvidar que Disney se sumará el próximo año también a la pelea), es extremadamente frágil. Luego de 2019, Warner perfectamente puede decidir que no le cederá más los derechos de Friends a Netflix bajo ninguna condición, con el objetivo de potenciarse a sí mismos en un mercado con numerosos rivales y una guerra constante por el mejor contenido. Así también, Netflix podría rechazar seguir teniendo la serie si es que no es en términos de exclusividad.

En resumen, Friends permanecerá en Netflix en 2019, pero hay que asumir desde ya que ese será su último año. Las plataformas online en la pantalla chica vivirán una temporada clave en los próximos meses, y mientras las compañías de entretenimiento se lanzan con sus propios servicios de streaming, la licitación de contenido que potencie a rivales será cada vez menor.

Lo bueno es que sólo hay 236 episodios de Friends, así que viendo dos al día uno alcanza a ver la serie hasta dos veces completa en un año. Feliz Navidad.