Contra todo pronóstico, Ozzy Osbourne cumple 70 años

Contra todo pronóstico, Ozzy Osbourne cumple 70 años

El músico británico y leyenda del heavy metal llega hoy a las siete décadas en este planeta. Hasta la ciencia ha tenido que salir a explicar cómo es posible que siga vivo tras una carrera llena de excesos. 

Si uno hubiera conocido a Ozzy Osbourne en su juventud o en el peak de su carrera musical, probablemente habría pensado o derechamente dicho, “este no va a llegar a viejo”. El “Príncipe de las Tinieblas” y “Padrino del Heavy Metal” no sólo ha destacado por una influyente y exitosa carrera en la música del siglo XX, tanto como parte de Black Sabbath como en solitario, sino también por una vida de excesos y adicciones a distintas sustancias, que evidentemente han dejado secuelas: sin tener la enfermedad, Ozzy tiene hoy en día los mismos síntomas que una persona con Parkinson.

Pero si bien Osbourne caminará lento y se le entenderá un 10% de lo que habla, pero lo cierto que está vivo, y hoy, desafiando toda lógica o expectativas, cumple 70 años. Nada mal para un hombre que ha admitido haber pasado 40 años borracho, y que el haber consumido la cabeza de un murciélago muerto debe estar entre sus episodios más benignos en su historial de cosas que ingirió.

De hecho, ha tenido que ser la ciencia, en más de una ocasión, la que ha tenido que salir a explicar el cómo es posible que un hombre con un historial de consumo de drogas y alcohol tan extremo como el de Osbourne, llegó a la tercera edad. Desde 2010 se han publicado estudios que analizan el genoma del músico (a los cuales, ahora sobrio, amablemente se prestó para realizar), y que dan luces de su longevidad a prueba de todo.

Fue en 2007 cuando comenzó la investigación, a cargo del laboratorio estadounidense Knome, y en la última década han arrojado varias conclusiones. Por ejemplo, antes que todo, Ozzy está biológicamente configurado para ser un adicto: tiene 2,5 más probabilidades de alucinar con la marihuana que una persona normal, es 1,3 más propenso a ser adicto a la cocaína.

Pero, sabia como es la naturaleza, si Osbourne estaba destinado a ser un adicto, también tiene algunas condiciones envidiables. Explorando su genoma, el estudio determinó que, por ejemplo, tiene una leve mutación en el gen ADH4, encargado de metabolizar el alcohol, que le permite digerirlo de mejor manera y así evitar un daño profundo. También tiene duplicada la proteína  CLTCL1, que maneja el cómo se relacionan las células nerviosas. Todos genes que demuestran que el músico tiene un linaje que proviene desde los neandertales. En resumen, Ozzy Osbourne es Wolverine.

A pesar de los estudios, aún no se ha logrado dar con una razón definitiva a su longevidad marcada por adicciones, pero cada cierto tiempo hay actualizaciones. Todas llegan a la misma conclusión: Ozzy es prácticamente invencible.

El británico pasó por Chile en mayo como parte de su gira No More Tours II, que como dice el nombre, es su segunda gira de despedida. Porque claro, probablemente no esperaba llegar a los 70, pero como va la cosa, vamos a llegar pronto al No More Tours XX. Feliz cumpleaños, Ozzy. Te dedicamos este video del Señor Burns.