[EXCLUSIVO] Habla periodista acorralado por una jauría de perros: “Sólo tuve tiempo de saltar sobre el auto”

[EXCLUSIVO] Habla periodista acorralado por una jauría de perros: “Sólo tuve tiempo de saltar sobre el auto”

El argentino, protagonista de uno de los videos virales de esta semana al hacer un despacho rodeado por una manada de más de cien perros, habla con FM Tiempo sobre su particular experiencia.

Por Matías de la Maza.

Quizás han recibido el video por Whatsapp, o lo han visto en alguna red social: un periodista argentino está haciendo un despacho para El Noticiario de la Gente, de la cadena Telefé, sobre una mujer que vive en la indigencia con más de cien perros. El problema es que ese centenar de canes lo está rodeando, ladrándole amenazante en todo momento. A pesar de sus intentos, en un momento la situación se sale de control, y al periodista sólo le queda saltar sobre el baúl de un auto en movimiento para evitar que los perros se le lancen encima.

El registro es tan curioso como hilarante, por lo sencillamente extraño de la situación, y la intención del periodista de continuar el despacho en condiciones extremas. Puedes ver a continuación el video viral, que en Twitter lleva más de 350 mil reproducciones.

Pero si bien algunos se apresuraron a sacar conclusiones, asegurando que el reportero le tenía fobia a los perros, la verdad es que al mirar el registro completo del momento, que está en Youtube, se ve que el periodista, que se llama Roberto Funes, no tiene problemas en continuar el despacho cuando son sólo algunos perros los que se quedan con él. Es cuando se comienzan a juntar decenas y decenas que los animales se ponen agresivos y, bueno, en esa situación cualquiera trata de escapar.

En FM Tiempo contactamos a Funes, mendocino radicado en Buenos Aires y que suele visitar Chile, para que nos contará sobre la particular situación en la que se vio envuelto. Y no sólo no le tiene fobia a los perros, sino que todo lo contrario. “Yo (en mis tiempos libres) rescato animales, soy rescatista de perros. Es lamentable ver como sólo en la provincia de Buenos Aires, hay más de seis millones de perros abandonados”, cuenta al teléfono.

Hablemos del contexto: ¿Cómo fue que terminaste en esa situación, rodeado de perros?

Pasa que nos avisan, a través de redes sociales, que había una chica que vivía en la calle con 120 perros y 50 gatos. Entonces fuimos al lugar y para mi sorpresa, me encuentro con Camila y sus 120 perros, viviendo en un descampado. Ella dormía entre los perros, sin nada donde refugiarse. Dormía entre los perros, era como parte de la manada. Entonces fui con Telefé Noticias para contar la historia de esta mujer y esta jauría de perros, que obviamente cuando andan juntos son agresivos, y ya había 17 denuncias por mordidas.

Cuando estábamos esperando la salida al aire, estaba todo bien, pero de repente la vimos salir de la zona perimetrada, porque la ciudad marcó esa zona con esas cintas que dicen peligro. Sólo eso; cualquier persona que pasa por allí y no ve la cinta, los perros se la morfan. La cosa es que Camila se va, porque la estaba esperando un Remis (un taxi). Ella iba a salir con nosotros en entrevista, pero se aplazó y ella se tenía que ir. Ella se sube, y al principio los perros no me hacían nada, pero yo estaba un poco asustado, pero podía caminar. El problema es que ahí me dejó y los perros se empezaron a torear. Cuando yo me pego ese salto, es porque si no lo hacía me rompían las piernas. Y después me mordieron, en la pierna.

¿Cuando saltas ya te habían mordido?

No, pero se estaban acercando demasiado. Los perros en jauría son agresivos, y si me llegaban a morder la arteria femoral (en la pierna), perfectamente moría desangrado. Pero los perros en sí no eran agresivos, pero cuando están en manada, se manejan así. Después ella volvió y los manejó sin problemas. Pero el tema es que ella es una acumuladora serial de perros que no tiene ni donde dormir por eso. Por suerte ahora intervino la fiscalía de la zona para que a los perros se los lleven a un refugio y puedan ser evaluados para ver dónde ubicarlos, y Camila ahora puede buscar dónde vivir.

Me imagino que ese salto fue casi instintivo…

Fue orgánico. Porque a ver: no podía subirme a un árbol. Murallas no había ni rejas. Y el momento en que vos sales corriendo, el perro te ataca. Entonces lo único que tenía de tiempo de hacer era subirme sobre el baúl del auto.

Entonces los perros te gustan, fue el contexto el que asumo que a uno le da susto.

Fue la situación. Imagináte, más de cien perros en situación de calle. Era algo difícil. Pero bueno, así se dio la historia. Es una chica que no está bien, y no es mala con los perros, pero está en una situación de indigencia.

¿Quedaste con heridas?

En la pierna izquierda me quedé con una herida profunda. Me tuvieron que poner la inyección anti-rabia, y bueno, tengo que seguir en observación, por una cosa de precaución más que nada.

¿Te sorprende lo mucho que se viralizó la historia?

Nunca me imaginé que iba a tener tanta repercusión. Te lo juro. Pero bueno, invítenme a Chile que me encanta Chile. Aunque ojalá que no haya tanto perro junto.