Juan Enrique Pi, presidente de Iguales: “No existe un manual para salir del closet”

Juan Enrique Pi, presidente de Iguales: “No existe un manual para salir del closet”

El activista LGBTI contó en “Lo que el Tiempo se llevó” su propia experiencia, cuando tenía 22 años: “No conocía a nadie homosexual. Casi pensaba que yo era el único gay del mundo”.

El presidente de la fundación Iguales, Juan Enrique Pi (34), aseguró que el proyecto de matrimonio igualitario “tiene que ver con derechos humanos, es un proyecto para la dignidad de las personas, de igualdad ante la ley” y que por eso “nos extrañó y nos dio mucha lata que el Ejecutivo no llegara a la reunión (de esta semana) en el Congreso para avanzar un poquito más en la materia”.

Así las cosas, apunto, “el tema quedó para marzo, esperamos que se vote pronto la idea de legislar”.

Pi fue invitado al programa Lo que el Tiempo se llevó (lunes a viernes, 18:00 horas). En conversación con Miguel Ortiz, el abogado se refirió también al especial momento que se vive en el Parlamento, muy propicio para los intereses de la comunidad gay: “Tenemos los votos suficientes tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, por primera vez en nuestra historia… y eso hay que aprovecharlo”.

“Muchas veces los activistas centramos nuestros argumentos en la igualdad, en la Constitución, en los Derechos Humanos, pero la razón verdadera por la que deberíamos tener matrimonio igualitario en Chile es porque es muy cruel decirle a alguien que no se puede casar con la persona que ama, cuando esas dos personas quieren estar juntas y hacer un proyecto de vida”, agregó. Según Pi, “Chile ya es un país que entiende el valor de la diferencia y la diversidad”.

En otras materias, el presidente de Iguales -fundación sin fines de lucro que trabaja para conseguir la plena inclusión de la diversidad sexual en Chile- admitió que “la comunidad LGBTI tiene los mismos vicios que tiene la sociedad en general, ni más ni menos. Tenemos cuotas de machismo importante, tenemos cuotas de clasismo, racismo, xenofobia, etc. Dentro de nuestra comunidad también hay una tremenda diversidad, y no nos salvamos de los vicios que tiene una sociedad, y que son transversales”. En ese sentido, agregó, “tenemos que seguir trabajando, con educación”.

Respecto de las condiciones que existen hoy en nuestro país para que los jóvenes se atrevan a “salir del armario” y asumir su identidad sexual, Pi sostuvo que “hoy es más fácil que antes, desde luego”. Y contó su propia experiencia, cuando tenía 22 años: “En mi caso, por ejemplo, a fines de los 90, no conocía a nadie homosexual. Casi pensaba que yo era el único gay del mundo. Uno se siente solo contra este monstruo, esta sociedad homofóbica, donde se decía que los homosexuales se quedaban solos, se morían de sida… se decían cosas bastante brutales”.

“Era una sociedad más pacata, que no se atrevía a hablar de ciertas cosas. La iglesia Católica ha perdido influencia, ha dejado de ir al Congreso… y eso es un paso importante. Aunque ahora han empezado a ir las iglesias evangélicas. Pero afortunadamente hoy hemos conformado una sociedad en la que se empieza a valorar más la diferencia”, añadió el dirigente.

¿Existe una manera mejor que otra para salir del closet?

No. No existe una fórmula o manual para salir del closet. Uno tiene que saber que uno sigue siendo la misma persona. Porque uno ya sabe que es gay, pero te lo guardas, no lo hablas… y hay que respetar los tiempos de cada uno. No hay que apresurarse. Hay que verbalizarlo cuando uno esté listo, cada uno a su pinta. Y explicarle a las personas que puedan tener cierta reticencia que uno seguirá siendo la misma persona, que nada va a cambiar. Eso fue lo que le dije a mi mamá, cuando le conté, voy a seguir siendo el mismo, sólo que ahora te cuento algo que tenía escondido hace mucho tiempo, y que ya no quiero esconder más, porque quiero que me conozcas mejor, que conozcas a mis amigos, a mi pololo, etc.

Escucha la conversación completa en el podcast del 10 de enero de Lo que el Tiempo se llevó, haciendo click aquí.