La guerra entre Disney y Netflix explicaría la (terrible) cancelación de Daredevil

La guerra entre Disney y Netflix explicaría la (terrible) cancelación de Daredevil

Anoche el servicio de streaming anunció que optó por no continuar la serie de superhéroes, lo que se suma a las cancelaciones de Luke Cage y Iron Fist. La plataforma pareciera estar eliminando todo el contenido de Marvel, compañía que está en manos de su rival. 

Cuando Netflix anunció este año que The Defenders (2017), serie que, en el estilo de los Avengers, juntó a los protagonistas de todas sus series basadas en personajes de Marvel hasta la fecha (Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist), no tendría una segunda temporada, la reacción fue de ligera sorpresa, pero nada tampoco del otro mundo. Después de todo, los resultados de la serie en términos de calidad habían sido algo decepcionantes, y la compañía justificó la decisión asegurando que la serie siempre fue vista como algo de “una sola vez”.

Pero luego vino la oleada de cancelaciones. Primero Iron Fist, a comienzos de octubre. Tampoco necesariamente un shock: tras dos temporadas, la serie nunca pareció afirmarse, incluso cuando en su segundo ciclo corrigió varios de los errores de su pésima primera temporada. La cosa se complicó una semana después, cuando cancelaron Luke Cage. Sí, la segunda temporada, estrenada este año, fue de más a menos hasta un final frustrante, pero parecía que la historia aún tenía mucho futuro, sobre todo con un personaje necesario en un medio donde no abundan los superhéroes de color.

Fue ahí cuando comenzó a circular una tesis en el mundo del entretenimiento: Netflix está en proceso de cancelar todas sus series basadas en personajes de Marvel, como un nuevo paso de su ya desatada guerra con Disney. ¿Por qué? La compañía de Mickey Mouse es dueña de Marvel desde hace casi diez años, y el próximo año lanzaran su propio servicio de streaming, Disney+, por lo que se predice que el estudio podría comenzar a exigir los derechos de sus personajes de vuelta a Netflix, por más que el discurso público ha sido que las series que fueron creadas para la plataforma continuarían realizándose allí. Al parecer, Netflix optó por ponerse el parche antes de la herida, y no seguir realizando series de Marvel, más aún cuando las producciones se desarrollan en el mismo universo ficticio de las películas de los Avengers, también propiedad de Disney, por ende seguir realizando las series era casi publicidad gratuita a su rival.

El miedo fue que Netflix pronto cancelara su primera serie de Marvel; Daredevil, que estrenó su tercera temporada en octubre. La producción, para muchos la mejor de toda la camada, después de un gran debut tuvo un segundo ciclo para el olvido, pero los nuevos episodios resultaron ser una gran vuelta a sus mejores días. La nueva temporada se esforzó en recordar por qué el personaje era especial, y la mayor parte del tiempo lo consiguió. Independiente que la historia parecía completar el arco dramático del personaje, existían esperanzas (y negociaciones) para su regreso. Pero no: siguiendo la tendencia, Netflix canceló Daredevil anoche.

La noticia fue un golpe para sus fanáticos, que expresaron su decepción en redes sociales. Pero parte del comunicado emitido por la plataforma de streaming daba, por primera vez, luces del futuro de todos estos personajes: “Las tres temporadas de la serie seguirán disponibles en Netflix en el futuro, mientras el personaje de Daredevil seguirá vivo en otros proyectos de Marvel“. De cierta forma, Netflix por primera vez admitió que le está devolviendo los personajes a Marvel, para hacer con ellos lo que quieran, y así cortar toda relación con Disney, que a partir de 2019 será uno de sus grandes competidores en el mundo digital.

¿Qué significa eso? Poco claro aún. Tanto Iron Fist como Luke Cage y Daredevil podrían seguir viviendo aventuras en Disney+, pero si es así, habría que hacer cambios fundamentales en su tono, más adulto, violento y oscuro que lo que se puede esperar de un servicio de streaming en Netflix. También podrían tener su transición al cine, acompañando al fin a Spider-Man y compañía.

Lo único seguro por el momento es que Netflix se quedó con sólo dos series en su parrilla Marvel: una tercera temporada de Jessica Jones y un segundo ciclo de The Punisher, ambos esperables para 2019. Pero es muy poco probable que las dos series tengan futuro más allá de eso. Desde ya, hay que asumir que Netflix está buscando deshacerse de sus conexiones con Marvel, y que las dos producciones verán el mismo destino de sus pares una vez que se estrenen sus nuevos episodios.