En sus 30 años: Los 10 mejores capítulos de Los Simpsons

En sus 30 años: Los 10 mejores capítulos de Los Simpsons

La familia amarilla de Springfield cumple este 17 de diciembre tres décadas al aire, siendo la serie animada más extensa de la historia. Aunque han decaído en calidad, sus inicios están llenos de episodios brillantes. Aquí nos propusimos la tarea casi imposible de seleccionar sólo diez. 

10.- Sólo se muda dos veces (Temporada 8, 1996)

Hank Scorpio. Sólo por esa razón, este episodio ya se gana con creces el aparecer en este ranking. Homero acepta un nuevo trabajo y se cambia de ciudad junto a su familia, donde conoce a su nuevo jefe, Scorpio, un tipo de gentil trato y, en apariencia, un jefe perfecto, pero que en realidad es un supervillano. No quita el hecho que el personaje es genial y hasta hoy uno de los mejores papeles invitados en la serie animada.

9.- Hombre Radioactivo (Temporada 7, 1995)

Con este capítulo, Los Simpsons se adelantaron a la locura por el cine de superhéroes, de paso lanzando una crítica a lo plástico y sinsentido de Hollywood. La trama sigue a una producción cinematográfica del héroe Hombre Radioactivo que se filma en Springfield, con Milhouse en el papel del compañero del protagonista, el Niño Fisión. El tema es que Milhouse está poco y nada feliz con la vorágine hollywoodense, y todo termina en desastre. Y los anteojos no funcionan…

8.- Cabo de Miedosos (Temporada 5, 1993)

La mejor aparición de Bob Patiño. Cabo de Miedosos no sólo es un gran homenaje a múltiples película de terror clásicas, desde Cabo de Miedo (duh) hasta La Noche del Cazador. También es hilarante, desde la incapacidad de Homero de entender instrucciones simples hasta el número musical del final. Larga vida a Homero Thompson.

7.- El limón de Troya (Temporada 6, 1995)

Algunos de los mejores momentos de Los Simpsons han nacido de episodios que destacan a todos los personajes de la ficticia ciudad de Springfield. El Limón de Troya es uno de esos: toda la ciudad y su variopinto de personalidades, desde los niños hasta los adultos, se unen para recuperar el árbol de limones robado por Shelbyville. El final del episodio además entrega ese meme instantáneo que es la frase “porque estaba embrujado…”

6.- La Casita del Horror V (Temporada 6, 1994)

La gracia de los episodios de Halloween de Los Simpsons es la libertad que les entrega para jugar con historias más violentas y bizarras sin ser parte del canon oficial de la serie. Pero ninguna ha llegado a los niveles de excelencia de La Casita del Horror V, la entrega más violenta y graciosa de todas. Los tres segmentos son sencillamente brillantes; con los profesores de la primaria de Springfield comiéndose a los niños, Homero viajando en el tiempo con resultados desastrosos y, sobre todo, la parodia a El Resplandor, el mejor micro segmento de terror en la historia de Los Simpsons.

5.- 22 películas cortas sobre Springfield (Temporada 7, 1996)

Pocas veces Los Simpsons se han permitido ser así de ambiciosos, y con este resultado: las historias en este capítulo, salvo algunas excepciones, duran no más de un minuto, y cada una es un microejercicio de narrativa cómica. Las historias -inspiradas libremente en la narrativa de Pulp Fiction- varían entre distintos niveles de absurdo, pero, al igual que El Limón de Troya, sirven también para destacar a todos los personajes del universo de Matt Groening. Y, por lejos lo mejor, nos entregó el momento de Hamburguejas al Vapor.

4.- El oso de Burns (Temporada 5, 1993)

Desde, “Smithers, mande a matar a los Rolling Stones” o “Creo que estoy ciego”, este capítulo está lleno de momentos icónicos. La trama sigue la guerra entre el Señor Burns y Maggie por un oso de peluche, y cómo obviamente todo termina afectando al pobre Homero. También es una muestra de que el Señor Burns es sencillamente el mejor personaje de la serie.

3.- Bart vende su alma (Temporada 7, 1995)

“¿Te acuerdas de Alf”. Así comienza una de los mejores diálogos en la historia de Los Simpsons. Hay también todo un trasfondo filosófico y moral en Bart vende su alma, además de una de las contadas referencias a Chile de la serie (con Pablo Neruda), pero fundamentalmente lo que eleva este episodio hasta el tercer lugar es ese momento.

2.- Tommy, Daly y Poochie (Temporada 8, 1997)

Era 1997, y Los Simpsons ya tenían claro que, a grandes rasgos, las fanaticadas de cualquier cosa son unos cretinos que sienten propiedad sobre lo que les gusta. Cuando Homero es contratado por el show de Tommy y Daly para darle su voz a un nuevo personaje, Poochie, destinado a atraer a los jóvenes. Pero los fanáticos de la serie animada (dentro de una serie animada) lo odian, y su mala recepción termina provocando que eliminen el papel (y la sentida despedida de homero). Incluso antes que Twitter fuera una cosa, Los Simpsons se adelantaron a la agresividad con la que los seguidores de algo discutirían sobre eso en el futuro.

1.- ¿Quién mató al Señor Burns? Partes 1 & 2 (Temporadas 6 y 7, 1995)

No sólo el mejor episodio, sino también el más ambicioso. En 1995, Los Simpsons se dieron el lujo de terminar una temporada con un gancho, la aparente muerte del Señor Burns por un disparo, e hicieron que la audiencia esperara cuatro meses para saber si sobrevivía y quién le había disparado. Sería la primera y última vez que la serie cerraría un ciclo con un final así de abierto. Ambos capítulos están marcados por un aire de misterio noir, llenos de referencias pop y, como siempre, mucha ridiculez. Una odisea simplemente extraordinaria.