[ENTREVISTA] Yann Yvin: “No hay peor comensal que quien se transforma en un nutricionista amateur”

[ENTREVISTA] Yann Yvin: “No hay peor comensal que quien se transforma en un nutricionista amateur”

El destacado chef francés y animador televisivo habló en Tanto Tiempo sobre su libro de recetas que suman a los niños en la cocina, además de un juego de cartas que busca promover la conversación en la mesa. También destaca la importancia de no privarse de placeres al momento de comer, elige su favorito entre MasterChef y El Disípulo del Chef y se refiere al estallido social en Chile. 

Han sido días difíciles y extraños para todos, pero fuera del contexto país, el chef francés Yann Yvin (54), reconoce que ha sido un buen año para él. Mientras se le ve en la pantalla prime de Chilevisión los domingos y jueves con “El Discípulo del Chef”, también lanzó el libro “3, 2, 1… ¡A comer!”, enfocado en recetas de las que puedan participar los niños, mientras que también acaba de publicar su propio “juego” de cartas de mesa, “Hablemos?”, que busca incentivar la conversación entre padres e hijos (disponible ya en librerías y el sitio web www.juegohablemos.cl)

“Sabemos que los niños odian la fucking pregunta de: ‘qué hiciste hoy en el colegio hijito mío’. Y eso los aleja de la mesa, es lo peor que los padres pueden hacer. Lo sé porque soy padre también”, explicó Yvin en su visita a nuestro programa Tanto Tiempo, sobre el juego que tiene 150 cartas con temas de conversación abiertos. “Desarrollé este juego para ampliar los temas de conversación y quizás con muchos temas que no se preguntan entre hijos y padres. Muchas veces los chicos se dan cuenta que no conocen tanto a sus padres”.

En 30 minutos de conversación donde habló de todo, Yvin profundizó de la importancia de integrar a los niños en la cocina, la motivación detrás de su libro de recetas: “Son recetas nada que ver con salchichas cortadas en forma de pulpo. Quise decirle a los padres de acercar a los niños a la cocina chilena. Este libro es para conectarlos con los ingredientes”.

El también animador televisivo, llegado a Chile en los años 90, pero que se transformó oficialmente en un personaje pop con su participación en las dos primeras temporadas de MasterChef en Canal 13 esta década, asegura que, “el momento de la comida y de sentarse en la mesa es muy importante. Primero, es el único momento donde conectamos visualmente. Es un ritual social de cada familia en donde tenemos que conectar. Y un plato enorme en medio de la mesa ayuda con eso”.

Yvin recalcó que lo importante en cualquier dieta, tanto infantil como adulta, es la variedad. “Muchos chilenos se preguntan qué es realmente un plato saludable. Pero Chile está lleno de platos saludables, simplemente no saben mirarlos. La cazuela, por ejemplo es proteína, verduras, líquido, y todo es es muy bueno”, explica.

Su libro incluye decenas de recetas con los más variados grupos alimenticios, encontrando formas didácticas de enseñarle a los niños a encontrar el equilibrio entre todos los tipos de comidas. Pero incluso si afirma que el único grupo de alimentos que el ser humano puede omitir completamente son las azúcares añadidas, sus recetas sí incluyen azúcar por una razón simple: “El azúcar es placer y hay que comer placeres también. No hay peor comensal que quien se empieza a transformar en nutricionista amateur: ‘voy a comer un poco de Omega 3 con fibras, selenio y cobre’. Y eso pierde el sentido del placer. Hay que nutrir el cuerpo, pero también el alma y el corazón a través de los placeres. Por eso hablo de balance”.

ADN Rebelde

Sin pelos en la lengua, Yvin no demoró ni un segundo en elegir el espacio de cocina favorito en el que ha participado, MasterChef, que lo lanzó a la fama, o El Discípulo del Chef, su actual programa. “Fácil de contestar: El Discípulo del Chef. Primero, porque los chefs estamos cocinando. Es el primer programa de televisión en el mundo (la licencia fue creada en Chile) donde los chefs nos atrevemos a eso y competir entre nosotros mismos”, explica con una sonrisa.

Tras más de 500 platos preparados en la temporada, el programa se encuentra grabando sus episodios finales. Un ciclo en el que Yann Yvin ha mostrado una personalidad distinta a sus días de MasterChef, donde su rol del “malo” estaba claramente marcado. Aquí, capitaneando el equipo azul, el francés suele privilegiar una actitud casi paternal con los suyos, alejado de los modos más agresivos de sus compañeros, Sergi Arola y Ennio Carota. “Hay diferentes maneras de manejar un equipo, y en la cocina es como cualquier grupo de seres humanos. Y los humanos reaccionamos ante distintos estímulos: puede ser el reto pero también el cariño y es una mezcla de todo esto”.

Al cierre de la conversación, Yvin también se refirió a este último mes de estallido social en su segundo país, justo en un momento en donde Francia vive además sus propias manifestaciones: “como franchute tengo en el ADN la protesta social. Me dio, sin que se malinterprete, mucho gusto el ver a los chilenos decir ‘basta’. Cuando fue el estallido del 18 de octubre, uno pensaba si eso iba a quedar allí o iba a continuar, y claramente hay un antes y un después de ese día”, dijo, agregando: “estoy feliz que Chile haya despertado y lo apoyo 1000%. No incluyo los saqueos ni la violencia; me refiero a la protesta social. Y lo que viene después es esto va a ser bueno, porque la mente de los chilenos va a cambiar”.