[NETFLIX] Family Business: La nueva miniserie francesa que mezcla humor y weed

[NETFLIX] Family Business: La nueva miniserie francesa que mezcla humor y weed

Vender marihuana no es fácil, sobre todo si tu papá es el jefe. Adictiva, divertida y positiva: ideal para maratón invernal.  

Por Miguel Ortiz. 

“Family Business” es el nombre de la nueva comedia francesa de Netflix. Con sólo seis capítulos de 30 minutos (deliciosa maratón de tres horas), la serie cuenta las desventuras de la familia Hazan, dueños de una pequeña carnicería kosher en Paris. El “negocio familiar”, sin embargo, no va bien… y es ahí donde entra en acción el hijo mayor, soñador y carismático: su proyecto es convertir el local en el primer coffeshop del país, que se prepara para la legalización de la cannabis. Y (obviamente) todos se involucran en este arriesgado emprendimiento: el padre conservador y cascarrabias, la hermana lesbiana, la experimentada abuela, un medio-hermano modisto y un amigo conductor de Uber.

A pesar de las sospechosas semejanzas con el argumento de “La casa de las flores” (los De la Mora convierten la florería familiar en una fachada para vender weed), no es posible hacer una comparación objetiva: ambas producciones recurren a tipos de humor muy diferentes para hacer reír al espectador. 

Imposible no encariñarse con Joseph, el protagonista, gracias a una brillante actuación de Jonathan Cohen. “Family business” es una mini-serie fácil, de trama sencilla, ágil y liviana, rápida de digerir. No es, como algunos han planteado, una apología al consumo de marihuana (todo lo contrario, de hecho)… aunque pueda resultar igual de adictiva. Entretenida, deja con gusto a poco… y expectativas de una segunda temporada.