Ni en la casa, ni en el colegio: La “educación sexual” se recibe en… ¿Netflix?

Ni en la casa, ni en el colegio: La “educación sexual” se recibe en… ¿Netflix?

Sex Education es la serie británica de la que todos hablan. Cuenta la historia de un adolescente virgen y su tragicómico despertar sexual. Imperdible.

Por Miguel Ortiz.

No importa lo mucho que sepas sobre sexo… o todo lo que hayas “practicado”. Cuando veas Sex Education, la nueva serie original de Netflix, alguna cosa nueva vas a aprender.

“La experiencia no lo es todo”, de hecho, es el slogan de esta producción.

Nadie queda indiferente a los 8 capítulos de esta refrescante historia, llena de personajes en problemas, extraños secretos… y consejos para vivir a plenitud nuestra sexualidad. La trama cuenta la apacible vida de Otis Milburn, un quinceañero virgen y nerd que se asocia a la “chica mala” del colegio para asesorar a sus compañeros en materia sexual: todos -hasta los más guapos y populares del establecimiento- tienen alguna tranca o desperfecto que debe ser reparado.

La serie es de factura británica y es protagonizada por Asa Butterfield (El niño de pijama a rayas) y Gillian Anderson en un papel muy diferente al que le recordamos en The Fall (o Los archivos secretos X): aquí interpreta a una terapeuta separada, muy atenta al despertar sexual de su hijo. Brillante su actuación.

Aplausos aparte se lleva Ncuti Gatwa, el actor rwandés que encarna a Eric, el amigo queer de Otis, quien aporta una sensibilidad especial en la pantalla, capaz de resolver conflictos que parecían fatales. El capítulo 3, dedicado al tema del aborto, es todo un aporte al debate sobre el acceso y las circunstancias en que este tipo de intervenciones se llevan a cabo.

Ideal para maratonear en pareja -hay que estar dispuestos a que salgan temas delicados a flote-, Sex Education es una propuesta diferente, arriesgada y un poquito calentona. Perfecta para un verano medio nublado, como el que estamos viviendo.