No sólo Los Simpsons: capítulo de “Hey, Arnold” predijo la desastrosa película de “Cats”

No sólo Los Simpsons: capítulo de “Hey, Arnold” predijo la desastrosa película de “Cats”

La adaptación cinematográfica del famoso musical de Broadway está recibiendo pésimos comentarios y ha sido un fracaso de taquilla.

Se suele decir que Los Simpsons funcionan como una suerte de oráculo animado a cosas que realmente van a pasar en el mundo, habiéndose adelantado en sus 30 años de historia a hechos anecdóticos, como el encuentro entre México y Portugal en la Copa Confederaciones de 2017, hasta increíbles cambios políticos, como Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos.

Pero, por supuesto, las predicciones (en su gran mayoría accidentales) no son monopolio exclusivo de los de Springfield, y a través de redes sociales, un usuario notó como la serie de Nickelodeon “Hey, Arnold” se adelantó en 22 años a cómo el mundo recibiría la película Cats, que se ha transformado en motivo de burlas tanto por la crítica como el público.

En un episodio de 1997, Helga Pataki y su padre terminan yendo por error a ver un musical llamado “Rats”, una clara parodia al show creado en los 80 por Andrew Lloyd Weber (asumimos que los derechos de autor evitaron lanzarle un dardo a la producción original). Durante todo el show, el dúo se ríe a carcajadas con Helga exclamando, “es la cosa más estúpida que he visto”.

Lo cual no se aleja mucho de la recepción que está teniendo “Cats”, estrenada en Chile este jueves 26 de diciembre, con la crítica apuntándola como la peor película del año gracias a su trama incoherente y pésimos efectos especiales, que incluye a una serie de rostros reconocibles, desde James Corden hasta Taylor Swift, transformados en gatos antropomórficos que parecen salidos de una pesadilla (cuando se trata de una cinta familiar).

El público también le ha dado espalda a la cinta: apenas ha recaudado $ 15 millones de dólares en todo el mundo, habiendo costado $ 95 millones de la divisa norteamericana. Sin duda será recordada como uno de los grandes fracasos cinematográficos de esta década, y como “una de las cosas más estúpidas” que hayan pasado por la pantalla.