Robert De Niro demanda a ex empleada que vio 55 capítulos de Friends en el trabajo

Robert De Niro demanda a ex empleada que vio 55 capítulos de Friends en el trabajo

La compañía del actor acusa a una mujer de malversar fondos de la empresa y dedicar largas horas de su jornada laboral a ver Netflix.

Hay demandas sabrosas, demandas insólitas, y esta: Canal Productions, compañía del actor Robert De Niro, presentó el sábado 17 de agosto ante un juzgado de Nueva York una demanda por seis millones de dólares contra una mujer que hasta abril de este 2019 operaba como “vicepresidenta de producción y finanzas” de la empresa, por malversación de fondos y dedicar largas horas de su jornada laboral a ver Netflix.

Según la demanda, la mujer, Chase Robinson, comenzó a trabajar con la productora en 2008, partiendo como la asistente personal del actor, para progresivamente ir ascendiendo. Pero una vez que llegó a un cargo de poder, los problemas comenzaron: Robinson habría adoptado la práctica de pagar costosas habitaciones de hotel y cenas en restaurantes de lujo a la tarjeta de la empresa, a pesar que no fueran situaciones laborales. También habría utilizado “millones de millas del paquete de pasajero frecuente” personal de De Niro en distintas aerolíneas para vuelos privados.

Pero la parte más curiosa de la demanda aparece cuando se menciona a Netflix: “Robinson pasó astronómicas cantidades de tiempo viendo Netflix. En un período de cuatro días en enero, vio 55 episodios de la serie Friends”, asegura el texto legal, que afirma que durante esa misma semana cargó dos costosas cenas en restaurantes a la compañía. Si cada episodio de Friends dura aproximadamente 20 minutos, el haber visto 55 implica 1.100 minutos o más 18 horas.

No fue el único caso insólito: la demanda asegura que Robinson también vio 20 episodios de la serie Arrested Development y otros 10 de la serie Schitt’s Creek, también en un período de cuatro días, en marzo pasado.

Cuando se le pidió la renuncia en abril, la empleada aseguró que eran “ridículas” las acusaciones, e incluso le pidió firmar una carta de recomendación de De Niro, a lo que el actor se negó. Ahora la compañía exige de vuelta los miles de dólares de compensación en cargos fraudulentos, además de retribución por las horas pagadas no trabajadas. Una lección para cualquiera que ande viendo Friends en el trabajo.